Loading...

Blog inmobiliario

ayudas comprar piso

Las nuevas ayudas estatales para comprar piso

Las nuevas ayudas estatales para comprar piso

Descubre las nuevas ayudas estatales para comprar piso dirigidas a los jóvenes

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha presentado el borrador del Plan de Vivienda 2018-2021 que no ha dejado a nadie indiferente, ya que se han recuperado las ayudas públicas a los jóvenes para la compra de una vivienda. Si cumple con los requisitos para recibir los 10.800 euros de ayuda, que son unos ingresos máximos y unos ahorros suficientes, podrá adquirir una casa de unos 150.000 euros teniendo en cuenta una financiación hipotecaria de hasta el 80% del valor.

Si finalmente se aprueba tal y como está el borrador del Real Decreto del Plan de Vivienda 2018-2021, los jóvenes menores de 35 años y con unos ingresos anuales inferiores a 19.170,39 euros (en 12 pagas), estarán de enhorabuena. Podrán recibir una ayuda estatal de 10.800 euros para la compra de su primera vivienda con el límite del 20% del precio de adquisición. Eso sí, no pueden ser propietarios de otra casa.

Y según los cálculos hechos, teniendo en cuenta unos ingresos máximos permitidos (19.170,39 euros anuales o 1.597,53 euros al mes), unos ahorros de al menos el 20% de la vivienda y un endeudamiento máximo y recomendado del 33%, pueden optar por comprar una casa de hasta 146.465 euros. Eso siempre que el banco acepte darle una hipoteca que cubra el 80% del valor de tasación, a 30 años y con un interés del 2%.

La cuota hipotecaria sería de 433 euros al mes sobre un sueldo de 1.597,53 euros brutos o 1.312,40 euros netos mensuales. Pero, para llegar al total del valor de compra de la casa, el joven necesitará aportar 42.475 euros en ahorros que, con la ayuda del Gobierno, bajarán a 31.675 euros.

Sólo podrán comprar aquellos con ahorros y trabajo estable

Que las entidades financieras han abierto el grifo hipotecario es un hecho. Así lo refleja la estadística del Banco de España que apunta que a cierre de 2016 el porcentaje de financiación medio para la compra de una vivienda se situó en el 64,2%, una cifra que no se veía desde septiembre de 2004.

Y es que la banca tiene necesidad de conceder hipotecas y para ello ha aumentado el porcentaje de financiación del préstamo, entre otras estrategias puestas en marcha para captar clientes, ya que la capacidad de ahorrar es limitada.

El sector se enfrenta a una situación de caída del saldo vivo hipotecario: el saldo máximo se registró en diciembre de 2010, con 620.433 millones de euros. Es decir, la banca ya ha perdido 109.000 millones de saldos a los que cobrar intereses.

Pero no vale cualquier cliente para concederle un crédito. La Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) apunta que hoy en día sólo pueden comprar una vivienda aquellos que tienen ahorros y un buen puesto de trabajo. Esta descripción deja fuera a los jóvenes cuya única solución residencial es el alquiler.

Consciente de este problema, el Gobierno ha propuesto en el borrador del Plan de Vivienda esta ayuda de 10.800 euros como una medida que, en palabras del propio ministro de Fomento, “favorece la entrada al piso” y ayuda a completar el dinero necesario para la adquisición.

Pero Funcas alerta de la precariedad laboral que sufren en concreto los menores de 35 años. En un informe del organismo se señala que “Las condiciones de crecimiento económico han favorecido la creación de empleo y han aumentado la capacidad de pago de nuevos compradores potenciales.

No obstante, el aumento del empleo ha sido selectivo, penalizando a las cohortes jóvenes (entre 20 y 34 años, que son quienes necesitan la primera vivienda) cuya tasa de ocupación ha decrecido de forma sistemática durante los últimos años.

Por otro lado, la capacidad de compra de los ingresos vía salario está bajando, lo que reduce la capacidad de pago de los hogares potencialmente compradores de viviendas”, explica textualmente.

Y es que en nuestro país el peso de la temporalidad se disparó por encima del 80% el año pasado entre los menores de 25 años, según datos de Eurostat. Así, de nuevo España fue el segundo del ranking europeo, sólo superado por Polonia. En cambio, en Rumanía, Lituania y Letonia el porcentaje fue inferior al 10%.

Juan Villén, responsable de idealista hipotecas, asegura que dar ayudas directas puede ser un arma de doble filo. En su opinión, esta ayuda limita los ingresos máximos y la edad, con lo que el Gobierno está haciendo una selección de beneficiarios potenciales con seguramente una menor estabilidad laboral, y menor margen de maniobra ante necesidades adicionales de gasto, como una posible subida del euríbor, el nacimiento de hijos, etc.

“Y al no limitarlo a quienes no puedan demostrar ahorros, puede hacer aguas: trabajadores por cuenta propia que facturen menos temporalmente para beneficiarse de la ayuda, parejas que no compran juntas para acceder a la ayuda aunque la unidad familiar sí sobrepase el mínimo, o gente que sí disponga de ahorros (por herencia o simplemente ahorro anterior), y con este incentivo adicional pueda ofrecer más por la vivienda que le interesa, generando inflación de precios”, añade Villén.

Otras ayudas para los jóvenes y no tan jóvenes

El borrador del Plan de Vivienda contempla ayudas al alquiler. Para menores de 35 años, sin casas en propiedad y con ingresos inferiores a 19.170,39 euros al año en 12 pagas tendrán ayudas de hasta el 50% del alquiler mensual para arrendamientos de entre 600 y 900 euros al mes y durante tres años.

Para mayores de 35 años con ingresos inferiores a 19.170,39 euros al año en 12 pagas las ayudas al alquiler llegan hasta el 40% de la renta del alquiler de entre 600 o 900 euros al mes. Podrán disfrutar de ella durante tres años, siempre y cuando la casa sea el domicilio habitual y permanente y no sean propietarios de otra vivienda.

Fuente: Idealista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *